¿Quien?

Alex Borst

Gerente de rebaño

¿Dónde?

Feerwerd, Los países bajos

Sobre la granja

  • 400 vacas lecheras y paridas
  • 350 crías
  • 4 grupos de producción
  • 11.300 kg de leche por vaca
  • 250 ha de pasto
  • 5 empleados a tiempo completo

Soluciones de Nedap

Nedap CowControl
Heat Detection
Health Monitoring

Detectar correctamente el celo es fundamental en la granja lechera Koepon de Feerwerd, Groningen. En noviembre de 2016 se implementó por primera vez el sistema Alta Cow Watch, basado en la tecnología Nedap, que combina una detección precisa del celo con la monitorización de la salud. De esa forma, se proporciona una información valiosa sobre acciones como comer y rumiar, además de los comportamientos activo e inactivo del animal. El sistema garantiza que las vacas que hayan parido recientemente estén ahora mejor supervisadas. «Ahora nos basamos en hechos y no en sensaciones. Y eso nos da seguridad», afirman el director de operaciones y el gerente del ganado.

Hablamos con el gerente del ganado, Alex Borst (41), y con el director de operaciones, Marcel Rijkers (35), dos expertos que, según sus propias declaraciones, tienen bastante experiencia con las vacas. Marcel: «Cuando te das cuenta de todo lo que el sistema puede hacer…» Y Alex añade: «Solíamos supervisar la salud basándonos en sensaciones y suposiciones». Marcel: «Si una vaca concreta proporciona entre 20 y 22 litros cada vez que se la ordeña, todo parece ir bien. Pero luego, cuando te fijas en el sistema, ves que solo pasa unas dos horas al día comiendo. Eso significa que perderá peso, lo que dará como resultado un balance energético negativo. Ahora tenemos esa información y podemos realizar ajustes según corresponda».

Detección del celo y monitorización de la salud

La detección del celo ha sido un método muy utilizado durante años en la granja lechera Koepon. Las 400 vacas lecheras y las que han parido se usan, prácticamente en su totalidad, como receptoras de embriones. Por eso es esencial una buena detección del celo, ya que los valiosos embriones tienen que implantarse justo siete días después. Durante años, se utilizó un sistema de detección del celo diferente con resultados satisfactorios. Antes de decidir si invertir en Alta Cow Watch con la supervisión de salud, el gerente del ganado y el director de operaciones querían saber si el nuevo sistema detectaría una vaca en celo con la misma precisión y fiabilidad. Por eso se utilizaron los dos sistemas a la vez durante un mes. Conclusión: se detectó con exactitud qué vacas estaban en celo y cuándo era el momento correcto para la inseminación. «Sin embargo, el principal valor reside en la supervisión de la salud», añaden ambos. Lo primero que hace una vaca cuando enferma es comer menos.

La supervisión de la lista de transiciones resulta muy valiosa

Según el gerente del ganado y el director de operaciones, lo más valiosos del sistema de supervisión de salud es la supervisión de la lista de transiciones. Esto les permite rastrear fácilmente las vacas que parieron la semana anterior. «Las vacas que no se alimenten lo suficiente aparecerán con una marca en el sistema. La vaca solo pasa del establo a la vacada si come y rumia lo suficiente». Esto limita el número de vacas con un balance energético negativo, que es un indicador de problemas de salud. Normalmente no hay problemas con las novillas y las vacas que paren por segunda vez. Según su experiencia, son las vacas de mayor edad las que necesitan un poco más de atención. Alex: «A veces no te das cuenta de nada de lo que le pasa a una vaca. Si no está en forma y su equilibrio energético es continuamente negativo, enviarla de nuevo a la vacada puede provocar daños permanentes». Antes tomábamos las decisiones basándonos en sensaciones y suposiciones. «En realidad lo que hacíamos era intentar adivinar. Gracias a la supervisión de la salud, ahora podemos controlarlas con mucha más precisión y realizar ajustes individuales: las vacas que realmente lo necesitan, recibirán propilenglicol. Las que no, no».

A través de la combinación de datos sobre acciones como comer y rumiar, sabemos exactamente cuál es la situación y podemos garantizar una producción óptima de leche por vaca. Alex también ha observado esto en la producción de leche por vaca: «Solíamos extraer la leche de un primer grupo durante un máximo de 60 días, con una producción de leche media siempre de 2 a 3 puntos menor en comparación con un segundo grupo de 60 a 120 días. Ahora la producción del primer grupo está siendo igual que la del segundo. Empiezan bien y se les da algo extra cuando lo necesitan». Marcel Rijkers afirma: «Puesto que podemos supervisar mejor a nuestras novillas y organizarnos en torno a esto, estamos logrando producir 2 litros de leche por vaca al día más durante los primeros 60 días de lactancia, lo que significa que ambos grupos, el de 0-60 y el de 60-120 días, ofrecen una producción media de leche de entre 42 y 43 l de leche al día».

Datos sobre el funcionamiento

  • Ordeñan tres veces al día
  • 11.300 kg de leche por vaca
  • 4 por ciento de grasa
  • 3,4 por ciento de proteína

Intervención más temprana y tratamiento más específico

Ordeñamos las vacas tres veces al día. A pesar de ello, el sistema detecta normalmente si una vaca no está bien antes de que los ordeñadores lo perciban, explica Marcel. «Por ejemplo, puede que se haya ordeñado a una vaca a las 13:00 y que desarrolle una infección por E. coli una o dos horas más tarde. Esto le resultará doloroso, por lo que no comerá. Entonces, recibiremos un mensaje del sistema a las 20:00; de no ser así, la vaca habría salido de la sala de ordeño a las 22:00». Esto te permite intervenir antes y proporcionar a las vacas un tratamiento más específico, además de ahorrar en antibióticos y dinero, afirma el director de operaciones. El sistema permite a Marcel y a Alex vigilar a las vacas enfermas en una etapa temprana. Marcel Rijkers: «Normalmente sabemos si una vaca ha enfermado 12 horas antes de que la enfermedad se manifieste, ya que comerá y rumiará menos. Esto nos permite actuar antes y evitar que la producción de leche disminuya».

Información de gestión valiosa

El acceso a esta información no solo es útil para las novillas. En la granja lechera Koepon, el sistema también ha producido información de gestión muy interesante sobre las vacas lecheras y las de mayor edad que no dan leche. Se registra todo, desde la influencia del tiempo de alimentación, el suministro de alimento, el tipo de raciones o la iluminación del establo hasta el comportamiento de rumia.

Por lo tanto, la granja lechera Koepon ha llegado a la conclusión de que la supervisión de la salud con Alta Cow Watch ofrece un valor añadido significativo. «Es difícil de expresar en términos financieros, pero creo que, como empresa con un uso intensivo del capital, hemos logrado recuperar nuestra inversión solo con la supervisión de la salud de forma más rápida que una granja lechera convencional», calcula Marcel. «Es posible que recuperemos los costes en un plazo de dos o tres años». El aspecto más importante, según Marcel y Alex, es el siguiente: «La supervisión de la salud hace que el estado general del animal esté en un nivel superior y se mejoren así los resultados de la producción. Esto hace que el sistema sea único».